Semahn y Unach capacitan a productores en aplicación de abono orgánico

A través del Proyecto Agrobiodiversidad Mexicana se promueve un esquema de parcela demostrativa de maíces nativos con prácticas agroecológicas, motivo por el que fueron capacitados 15 productores de las comunidades Benito Juárez y Miguel Hidalgo, municipio de Copainalá, sobre la aplicación de fertilizantes orgánicos.
Los productores aprendieron a usar composta proveniente de desechos animales (estiércol) y humus lixiviado de lombriz, como productos alternativos para nutrir sanamente suelos y plantas. Los beneficiados expresaron su interés por continuar aprendiendo las prácticas agroecológicas a fin de obtener productos sanos.
La capacitación, surgida como seguimiento al Proyecto Agrobiodiversidad Mexicana, es un esfuerzo de la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn) y la Escuela de Estudios Agropecuarios de Mezcalapa de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), en colaboración con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).
Hasta antes de la década de los sesenta, los cultivos tradicionales de maíz, frijol y calabaza, sostén del sistema milenario milpa, se realizaban sin el uso de agroquímicos, sin embargo, con el objetivo principal de mejorar los rendimientos, la ciencia introdujo el uso de sustancias químicas como los fertilizantes sintéticos, plaguicidas y las semillas mejoradas e hibridas.
Después de varias décadas del uso de los compuestos químicos, los campesinos enfrentan serios retos para sostener su producción y obtener alimentos sanos y nutritivos.
En las pequeñas unidades de producción familiar o parcelas de cultivo, áreas comunes del campo chiapaneco, un enfoque de la agricultura orgánica representa la oportunidad de producir de manera sostenible y continuar con su labor de salvaguardar la agrobiodiversidad.
Prácticas como fomentar el retorno al uso de la diversidad de cultivos, mantener los residuos de las cosechas, utilizar fertilizantes orgánicos y el manejo integrado de plagas, evita la degradación ambiental y mejoran la economía local.