Saltar al contenido

Conservación de suelos permite invertir menos y producir más confirman productores chiapanecos

Villaflores fue conocido en algún momento como el “granero de Chiapas”. En la actualidad, se enfrenta a suelos degradados, reducción de la superficie agrícola y la creciente vulnerabilidad de los pequeños agricultores. Con frecuencia, tienen dificultades de capital, capacitación organizativa y técnica, acceso a crédito, liderazgo, información de mercados y migración, indicó el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Para cambiar la situación, el CIMMYT  impulsaron el proyecto “Fortalecimiento del Acceso a Mercado para Pequeños Productores de Maíz y Leguminosas en Oaxaca, Chiapas y Campeche”, fomenta la adopción de prácticas de agricultura sustentable, en particular la diversificación de cultivos, y promueve la asociatividad.

Dicho esto, Víctor Manuel Martínez Durán, productor de El Rancho El Vergel en esa región, participa en el proyecto. Trabaja en el campo con su familia, al inicio levantaban el rastrojo para el ganado. Ahora, ya no mueven la tierra, hacen camas permanentes y los residuos son usados como cobertura.

Al productor, le llamó la atención las compras consolidadas, un esquema de adquisición en conjunto, permite obtener precios más bajos. A esto se suman, los ahorros significativos en la nueva forma de trabajar la tierra.

Sobre la salud del suelo, indicó que es fundamental asegurar que los beneficios se sostengan con el tiempo. Por eso, los ingenieros que integran el proyecto, solicitaron a los productores analizar el suelo. Al hacerlo, el resultado reveló como fertilizar, ahora su cultivo es más sano y uniforme.

En el Ejido Villa Hidalgo, miembros de la Sociedad de Producción Rural Las Casitas, también coincidieron en la utilidad de apostar por la salud de los suelos. En particular, Rigoberto Alfaro Rosales comentó que la conservación de suelos permite invertir menos y producir más, y la materia orgánica que dejan, ayuda a que la maleza no salga.

El impacto del proyecto, se refleja en una mejor economía y más salud, este último, por el consumo de alimentos menos contaminados, enfatizó Adaín Vázquez Sánchez, miembro de la sociedad Las Casitas. Así mismo, Hermilo González Gómez y Eliobenay López Cruz, visibilizaron la importancia del cambio.