UN ORGULLO Y COMPROMISO SER DE LAS PRIMERAS BOXEADORAS MEXICANAS EN JUEGOS OLÍMPICOS

Brianda Tamara Cruz Sandoval es una de las dos boxeadoras que representarán a México por primera vez en una justa olímpica en la rama femenil, en Tokio 2020, hecho con el que la representante de los 69 kilogramos soñó desde los 11 años, cuando comenzó su camino en el pugilismo.

“Estoy muy contenta de que se hayan dado las cosas, fue un proceso muy duro, se canceló dos veces el preolímpico y dos veces estuvimos entrenando muy fuerte para estar en buenas condiciones, pero gracias a Dios estoy clasificada, me siento muy feliz, motivada y contando los días para estar en la justa”, compartió la boxeadora en entrevista con la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE).

La representante del puerto de Mazatlán se convirtió en la segunda pugilista mexicana en clasificar a unos Juegos Olímpicos, luego del anuncio de Esmeralda Falcón en los 60 kilogramos, desde Londres 2012, año en que se incorporó el boxeo femenil al programa de competencias.

Su pase a Tokio se dio gracias a los resultados que logró en distintos eventos internacionales, como la medalla de bronce en los Panamericanos de Lima 2019, y que la situaron en el lugar 16 del ranking mundial de su clasificación, criterio que se tomó en cuenta para lograr el boleto a la justa veraniega, ante la cancelación en dos ocasiones del evento preolímpico.

A sus 22 años, la sinaloense buscará debutar con pie derecho y subir al podio en Tokio 2020, objetivo para el cual se prepara en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento.

“Ese es el objetivo, llegar y conseguir una medalla, para eso estamos trabajando y por lo que estamos entrenando tan fuerte, en los entrenamientos me visualizo ganando una presea. Ha sido una preparación muy intensa, estamos aquí en el CNAR, ya tenemos casi cuatro meses concentrados, siempre hay cosas que aprender y modificar”, explicó.

Además del trabajo que realiza en el CNAR, este fin de semana tiene contemplado llevar a cabo un campamento de entrenamiento en su natal Mazatlán, Sinaloa, a lado de Esmeralda Falcón.

“Estamos buscando un campamento para hacer sparring, probablemente salimos a Mazatlán,. Esmeralda (Falcón) y yo, el fin de semana vamos a estar allá entrenando alrededor de dos semanas para agarrar un poquito más de ritmo”, detalló.