CELEBRAN UNA JORNADA MÁS EN EL DIAMANTE DE CAÑA HUECA

  • Debido a las lluvias, cancelaron la actividad sabatina en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

 

Cardíaco final tuvo el juego entre Dodgers y Reales, que en extra innings se definió que la victoria fuera del lado de los “angelinos”, esto gracias a que Javier Aguilar corriera con sus máximas fuerzas hacia la “caja registradora”.

El juego que prometía una gran cantidad de carreras terminó por no producir muchas, sin embargo, el buen trabajo en la parte defensiva de ambos novenas fue crucial para presenciar un duelo bastante cerrado.

Fue Reales el cuadro que se puso al frente de la pizarra gracias a la carrera que Servando Durán colocó en su primer turno al bat. Parecía que la “ostra” se abriría pero al final sólo quedó en especulaciones y emociones al por mayor.

Después tuvieron que pasar cinco entradas para que de nuevo las emociones se dieran, tanto sobre el diamante sintético de Caña Hueca como en las gradas con los aficionados que se dieron cita para apoyar a su equipo favorito.

Javier Aguilar escribió por primera ocasión su nombre en la hoja de anotaciones para empatar el duelo, sin saber que más adelante sería quien diera el triunfo agónico a los suyos.

Después llegó Manuel Cruz, quien, inspirado en lo que hizo su compañero, también aprovechó su potencia de piernas para llegar al “home plate” y así dar la vuelta a un juego que había iniciado en su contra, pero que poco a poco fueron llevando al rumbo que más querían.

Cuando parecía que ya no sucedería nada más sobre el terreno de juego, Reales consiguió el empate gracias al poderoso brazo de Rolando Rodríguez que sacó todo el arsenal guardado, haciendo que con este marcador fuera necesario jugar extra innings.

En el actual campeonato no fue la primera ocasión en que se vieron entradas extras para conocer al vencedor, aunque para esta ocasión el número de carreras en la pizarra fue menor que en la que anteriormente se vio.

Por otra parte, la jornada dominical estuvo a punto de no realizarse, debido a que las lluvias del día anterior cancelaron la actividad sabatina y ese mismo camino llevaba la programación de ayer; sin embargo, de último minuto la directiva decidió dar continuidad a los partidos, permitiendo con ello ver un gran duelo.

Reales que llegaba con las estadísticas inmaculadas —y además estrenando vestimenta—, no podía permitirse dejar la victoria sobre el terreno de juego, pese a que durante algunas entradas tuvo que emplearse a fondo para no pagar caro los errores que cometieron.

Dodgers por su parte tampoco tenía permitido volver a perder, máxime cuando ha sido el cuadro de la Segunda Fuerza con mayor poder de bateo, y las blanqueadas que propinó en encuentros pasados eran muestra de ello.

Debido a la forma en que se había disputado el partido, los aficionados creían que mínimo dos entradas más podrían verse, mas no fue así; apenas en el octavo inning apareció la figura de Javier Aguilar para darle la victoria a Dodgers, que supo dar la vuelta a un marcador adverso.