Saltar al contenido

Agencia de Investigación de la SPSC detienen a sospechoso en doble homicidio

Más de 48 horas ocurrido el doble homicidio en la unidad habitacional Fidel Velázquez, donde un hombre dedicado a la venta de droga fue ultimado por un grupo de sicarios y cuyas balas asestaron también contra su pareja sentimental quien murió cuando recibía atención médica, el departamento de inteligencia de la Secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana (SPSC) lograron detener a uno de los sospechosos en la zona Centro en un dispositivo de seguridad “fulminante”.
Los hechos ocurrieron en horas de la tarde, cuando elementos de Inteligencia de la secretaria vieron a E.E.V. de 26 años quien caminaba sobre la calle 59 con cruce en la 10 de la zona Centro cuando iba con dirección al área de aparcamiento de motos.
Los uniformados junto con el apoyo del departamento turístico y Estatal lograron dar con el hombre en el cruce de la calle 57, quien rápidamente fue arrestado y trasladado ante la Fiscalía General del Estado (FGECAM) cuya situación legal se definiría en las próximas horas y se analizaría su partición en la doble ejecución, mientras los otros dos sospechoso –materiales- se mantiene prófugos.
El último ataque ocurrido en la noche del martes en el andador Colima donde un hombre identificado como Adrián “N” murió en el interior de su domicilio por cuatro impactos de bala –dos en el abdomen, uno en el vientre y otro en el rostro-, mientras la mujer señalada como Jessica “N” murió a las 00:40 horas por dos impactos de bala –uno en el abdomen y otro en el antebrazo-.
Durante los operativos de búsqueda se logró encontrar el automóvil Toyota tipo Yaris color plateado sin matriculas a eso de las 00:20 horas sobre la avenida Ramón Espínola Blanco a escasos metros del cruce con el Periférico Pablo García I. Montilla el cual estaba estacionado en un camino de terracería mismo que cumplía con las características del coche donde huyeron los sicarios.
Dicho caso el cual fue confirmado por la Fiscalía General del Estado (FGECAM) se debe a un ajuste de cuentas por grupos criminales derivado a una deuda de drogas.