Saltar al contenido

Prohíben autos Tesla durante dos meses en la ciudad china de Beidaihe

Los autos Tesla tendrán prohibida la entrada en el distrito costero chino de Beidaihe, sede de un cónclave anual de liderazgo de verano, durante al menos dos meses a partir del 1 de julio, dijo a Reuters un responsable de la policía de tráfico local. La decisión de las autoridades de Beidaihe se produce apenas unas semanas después que también se prohibiera la circulación de los coches Tesla por algunas calles de la ciudad central de Chengdu a principios de junio, lo que coincidió con una visita del presidente chino Xi Jinping a la ciudad. El responsable de la Brigada de la Policía de Tráfico de Beidaihe, que no quiso dar su nombre, no dio la razón de la medida, pero dijo que se trataba de “asuntos nacionales”. El responsable dijo que pronto se hará un anuncio al respecto. Tesla no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios. Beidaihe, un centro turístico de playa al este de Pekín, acoge tradicionalmente un cónclave de verano de los altos dirigentes chinos en el que se discuten movimientos de personal e ideas políticas a puerta cerrada. China no suele anunciar formalmente las fechas de la reunión. 

Las restricciones de Chengdu a los coches de Tesla, que no se han anunciado oficialmente, salieron a la luz después que se publicaran en las redes sociales vídeos en los que la policía desviaba los coches de Tesla de determinadas zonas. El año pasado, el ejército chino prohibió la entrada de los coches de Tesla en sus complejos, alegando problemas de seguridad por las cámaras instaladas en los vehículos, informó entonces Reuters citando fuentes que habían visto la directiva. Musk dijo entonces que los coches de Tesla no espiaban en China, ni en ningún otro lugar, y que la compañía sería cerrada si lo hacía. Meses después, Tesla dijo que todos los datos generados por los coches que vende en China se almacenarían en el país. Los fabricantes de automóviles equipan cada vez más sus vehículos con cámaras y sensores que captan imágenes del entorno del automóvil. El control de cómo se utilizan esas imágenes y dónde se envían y almacenan es un reto que está surgiendo rápidamente para la industria y los reguladores de todo el mundo. Los coches Tesla tienen varias cámaras externas para ayudar a los conductores a aparcar, cambiar de carril y otras funciones.