Saltar al contenido

Mafalda y su visión feminista llegan a la UNAM

La desigualdad de género, los estereotipos, los roles destinados a la mujer, los rostros de la discriminación y el número de feminicidios en el país, son algunos elementos sobre los que se reflexiona en la exposición Mafalda: Miradas a lo femenino, que se encuentra en el Museo de las Constituciones de la UNAM. ¿Por qué hacerlo a través de Malfalda? La respuesta está en que gran parte de las preguntas que se hacía esta pequeña desde 1964 siguen vigentes, asegura la curadora Mireya del Pino Pacheco, directora de Estudios y Políticas Públicas del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. 

La muestra, producto de la colaboración con los sucesores de Joaquín Salvador Lavado (Quino), reúne una selección de viñetas de la tira cómica, que ofrece una mirada sobre los retos por enfrentar como sociedad. 

En entrevista con MILENIO, Del Pino Pacheco dice que fue un trabajo realizado con la maestra Rosalba Mejía, subdirectora del Museo de las Constituciones, a partir de una selección conjunta del libro Femenino singular, de Quino. La finalidad es que se pudiera leer en este recinto, a partir de la conceptualización del feminismo y de la desigualdad entre hombres y mujeres. “Aunque debo aclarar que ni Quino ni Mafalda se declararon feministas explícitamente, pese a que con el contenido de estas viñetas podría decirse que lo son. El museo hizo el contacto con la fundación de la familia de Quino para traer estas 18 viñetas, con la pretensión de releer a Mafalda a más de 50 años de su nacimiento, y justo también en el marco del fallecimiento de Quino, como una manera de reconocerlo y evocarlo”. Y se hace abordando un tema tan vigente como la desigualdad de género, que desafortunadamente propicia tantos resultados negativos para las mujeres. “Vemos cómo la mirada de Mafalda se plantea en un entorno cotidiano, algo que se consideraría natural, pero que ahora debemos cuestionar. Sobre todo esos estereotipos en torno a lo que significa ser mujer y ser hombre, porque generan brechas de desigualdad al asignarle a las mujeres las tareas de cuidado del hogar y de reproducción, cuando en los hogares se deberían repartir las responsabilidades”. Se aspira a que, a partir de los ojos de esta niña tan inteligente, la sociedad reflexione sobre los impactantes mensajes que comparte: “Vemos a la mamá de Mafalda dedicarse, en toda una tira, al cuidado del hogar y a la limpieza, y la pequeña Mafalda le pregunta si no se consiguió una vida. En otro momento le reclama el porqué, si fue a la universidad, se casó, entonces le dice que es una broma, es una broma que haya pasado por la universidad porque la vida que lleva su mamá es de sometimiento naturalizado”. La exposición se pensó para el Museo de las Constituciones por lo establecido en la Carta Magna, en materia de derechos humanos, ya que parte del principio de igualdad entre hombres y mujeres. “El eje vertebral de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, hoy día está en el artículo 1º Constitucional, que dentro de los derechos humanos contempla la igualdad y la de no discriminación por ser mujer. De ahí que la tarea del Museo de las Constituciones sea la de destacar la vigencia de este documento, que no está muerto”. Discriminación en cifras Ante las preguntas que plantea Mafalda: Miradas a lo femenino, es imposible no hacer referencia a las cifras de la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México de 2017, que revelan cómo persisten los estereotipos, sostiene la curadora Mireya del Pino Pacheco. 

“Tenemos que reflexionar sobre las implicaciones de que el patriarcado está inserto y normalizado en la sociedad, en parte porque somos también las mujeres las que mantenemos esas creencias y esos prejuicios”. Por ejemplo, la encuesta de 2017 indica que el 60.5 por ciento de las mujeres mayores de 18 años está de acuerdo en que lo más importante para una mujer es ser madre, como si fuera su único rol. Asimismo, da cuenta de que el 43.1 por ciento considera que el hombre debe ser el principal proveedor. En tanto que, el 22.5 por ciento cree que el trabajo doméstico no remunerado tiene que hacerlo solo las mujeres. Algo que debe analizarse es que el 11.7 por ciento considera que las mujeres tienen menores capacidades que los hombres en cargos directivos. “Todo ello nos muestra el trabajo que tenemos que seguir haciendo, no solamente en los museos sino en todos los terrenos de la vida social, desde el ámbito doméstico, pasando por las escuelas, los centros laborales, las plazas públicas, los clubes deportivos, los medios de comunicación y hasta en las iglesias y en cualquier espacio donde se congregue la gente”. Es urgente, recomendó la curadora, revertir y cambiar estas verdades entre comillas que se han transmitido generacionalmente, para transformar la conciencia sobre las desigualdades. Mafalda: Miradas a lo femenino está abierta de miércoles a domingo de 10:00 a 17:00 horas en el Museo de las Constituciones, ubicado en la calle Del Carmen 31 esquina con San Ildefonso, en el Centro Histórico.