Origen de las papas fritas

La versión del origen belga de las papas fritas dice que las familias de bajo nivel económico de fines del siglo XVIII que habitaban en Namur, Dinant y Andenne, solían preparar grasa o aceite caliente para freír pequeños peces que pescaban a orillas del río Mosa. Pero cuando el río se congelaba y conseguir esos pequeños peces no era posible, estas familias cortaban patatas con forma de bastón, imitando los pequeños peces que no habían conseguido y freían las mismas en el aceite o la grasa que habían calentado.

 

Por el lado de los franceses, ellos reclaman el origen de este plato con ayuda del pueblo norteamericano. Cuando los soldados estadounidenses llegaron a Bélgica, degustaron este plato y lo llamaron french fries (papas a la francesa), pero este nombre se debía sólo al idioma de Bélgica, no a la localidad del platillo. Sin embargo, muchos estadounidenses ofrecen como prueba del origen francés de las papas fritas un pasaje de un manuscrito del ex presidente Thomas Jefferson en el que dice algo como “Papas cortadas pequeñas y freídas mientras están crudas” y lleva el título de Papas a la francesa. Mientras, los franceses aseguran que fueron ellos quienes dieron origen a este plato y lo incluyen como parte de la cultura nacional.