Saltar al contenido

Michelle Rodríguez llora al narrar lo que enfrentó por prejuicios sobre su físico

Michelle Rodríguez, famosa actriz, comediante y cantante, rompió en llanto al hablar sobre sus inicios en el mundo artístico y la lucha por aprender a amar su cuerpo ante los prejuicios que hay si no se tiene un cuerpo atlético o delgado. En entrevista con Yordi Rosado, Michelle Rodríguez habló de sus inicios en la industria del entretenimiento y el teatro. Contó cómo desde que era niña tenía el deseo de pisar los escenarios. 

Cuando pudo estar a una oportunidad de lograrlo, de varias audiciones fue rechazada. Esto debido a los prejuicios sobre su apariencia física. “No cabes aquí, nadie te va a dejar hacer esto porque no te ves como las demás”, fueron algunas de las frases que la famosa escuchó mientras intentaba alcanzar su sueño. “Cuando empieza a funcionar piensas que estás equivocada, pero sí creo que personalmente empecé a cuestionarlo, jamás se me ocurrió que pudieran hacer algo donde yo cupiera”, externó la famosa, quien explicó en un momento se creyó las frases discriminadoras. 

Asimismo, Michelle reafirmó que ha tenido que para ella es horrible estar a dieta, pero que contrario a lo que se cree de las personas de talla grande, ella siempre ha estado activa. “El físico es algo que siempre ha sido un tema en mi vida, yo soy una mujer de complexión robusta desde niña, soy gorda, he tenido la conciencia de que mi cuerpo es diferente y sí ha sido un tema”, indicó la actriz. En este sentido, recordó que desde pequeña el tema de su físico fue importante: “Ha sido un tema alrededor de mi vida porque conecta en muchos aspectos. Mis papás son médicos, siempre están preocupados por mi salud. Mi primera dieta la hice a los 8 y para mí era horrible. Me mandaban media torta a la escuela porque la niña no puede comer tanto. Yo tenía otra amiga que llegaba con un tupper con salchichas, papas, sándwich es con lo que no contaban en mi casa”, recordó 

Sobre los cambios que ha tenido su cuerpo, Michelle aclaró que su cuerpo se ha modificado con dieta y ejercicios, aunque definitivamente no es la persona que se la pasa comiendo papas acostada. “Puedo hacer dieta, ejercicio y es posible que mi cuerpo no cambie, no soy esa persona que está acostada comiendo papas”, comunicó. Finalmente, con los años aprendió a amarse más y aceptar su cuerpo. “Me gusta mucho hacer lo que hago, lo disfruto muchísimo, el amor y la pasión verdaderamente son cosas muy poderosas, hacer lo que hago es lo que me mantiene viva”, concluyó.