Saltar al contenido

Holbox – Quintana Roo

Son muchas las opciones para disfrutar al máximo de la Riviera Maya, por lo que es común que quieras aprovechar tu viaje para visitar todas sus maravillas, una de ellas es la Isla de Holbox, un destino que para algunos es un oasis de tranquilidad.

 

Holbox es una isla que se encuentra al noreste de la península de Yucatán, en el estado de Quintana Roo El camino a la isla se debe hacer navegando desde el puerto de Chiquilá, de este punto podrás subirte en una de las embarcaciones compartidas o particulares que te ayudarán a cruzar la Laguna Yalahau en un camino de aproximadamente 20 minutos.

 

En automóvil, Chiquilá se encuentra a 1 hora con 45 minutos de Playa del Carmen, 2 horas de Cancún, 2 horas y media desde Tulum y 5 horas con 30 minutos desde Chetumal, capital de Quintana Roo. Vuela a Quintana Roo y busca que tu destino sea a los aeropuertos de Cancún o Chetumal.

 

El clima en Holbox es cálido subhúmedo, las primaveras son muy calurosas y sumamente soleadas mientras que en verano se presentan lluvias constantes con amenaza de ciclones. La temperatura promedio es de 26º C.

 

Holbox proviene del maya y, en español, significa “Hoyo negro” aunque en realidad es un lugar que se ilumina con el colorido de las casas, pequeños hoteles y hostales, restaurantes y de la amabilidad de la gente que habita la localidad, muchos extranjeros huyen de los crudos inviernos de sus países para refugiarse allí.

 

Tiene una extensión de 40 kilómetros de largo y dos de ancho por lo que no necesitarás ningún automóvil para moverte de un lugar para otro, lo mejor que puedes hacer es rentar una bicicleta para transportarte y admirar el paisaje desde otra perspectiva.

 

La isla no está pavimentada por lo que se camina sobre la arena, el medio de transporte más común son los carritos de golf.

 

En la isla se comen productos frescos que provienen del mar, uno de estos es la langosta por lo que la encontrarás como parte de muchos platillos, incluso ahí fue donde nació la pizza de langosta, una especialidad local que encontrarás en la gran mayoría de los restaurantes de la zona.

 

Además de su buen clima y la tranquilidad que emana, Holbox es el hogar del tiburón ballena –el pez más grande del mundo– con el que puedes nadar.

Sería una pena bajar del ferry e ir directamente a la playa. Mejor tomate el tiempo de pasear por sus calles que tienen un encanto especial.

Por cierto, sólo se puede acceder a la parte occidental de la isla y se puede explorar fácilmente en una tarde. Verás hippies descalzos, viajeros que buscan la foto perfecta para Instagram y holboxeños que comparten un mundo pequeño pero amigable.

Aquí, la gente se desplaza a pie, en bicicleta o en carrito de golf porque los caminos son de tierra y… ¡nada prácticos para los autos!

La plaza principal es el corazón del pueblo y a su alrededor hay pequeñas y agradables tiendas, cafés y restaurantes, y mucho arte callejero.

No cabe duda que Isla Holbox es famosa por sus playas y sus aguas transparentes.

Uno de los momentos más mágicos de mi viaje a México fue caminar por la playa de Holbox con música en los oídos y los pies en las aguas cristalinas.

  • La Playa de Ñaña

Soy un gran fan de la cultura tiki, así que no pude resistirme a ver la entrada de este club de playa.

Tienen una sección de cócteles tiki. He probado:

  • Koko Oko La (220 pesos) un cóctel con un toque picante, porque al fin y al cabo estamos en México 😉🌶️
  • Uhane Uhane (220 pesos) con ron, plátano, mango y coco. Un verdadero cóctel de playa, un poco dulce por supuesto

También tienen cócteles más tradicionales, y una carta con ensaladas, ceviches, aguachiles y tacos.

Pedí los tacos de camarones. Honestamente, con 3 tacos por 255 pesos, me pareció un poco caro teniendo en cuenta la calidad más bien ordinaria.

El lado positivo es que es una playa grande con hamacas, camastros y mesas. Así que disfruta de las instalaciones, pide un pequeño cóctel, pero si tienes hambre, vete a otro sitio.