Saltar al contenido

Maradona: 8 médicos irán a juicio por “homicidio culposo” por la muerte del legendario futbolista

La Justicia argentina llevará a juicio oral a ocho miembros del personal médico que atendió al legendario futbolista Diego Armando Maradona por presunta negligencia en su muerte en 2020.

Un juez ordenó este miércoles iniciar un proceso judicial por homicidio luego de que un panel médico descubriera que el tratamiento de Maradona estuvo plagado de “deficiencias e irregularidades”.

El futbolista murió a los 60 años en noviembre de 2020 en Buenos Aires tras sufrir un infarto mientras se recuperaba en casa de una cirugía de un coágulo de sangre en el cerebro.

Pocos días después de su muerte, los fiscales argentinos iniciaron una investigación sobre el personal de salud involucrado en su atención.

El año pasado, el panel de 20 expertos designado para examinar las causas de la muerte encontró que el equipo médico de Maradona actuó de “manera inapropiada, deficiente e imprudente”.

También concluyó que el futbolista “habría tenido más posibilidades de sobrevivir” con un tratamiento correcto en un centro médico adecuado, según el fallo judicial.

Los acusados

Entre los imputados se encuentran el neurocirujano y médico personal de Maradona, Leopoldo Luque, un psiquiatra y un psicólogo, dos médicos, un jefe de enfermería y camilleros.

Todos han negado su responsabilidad en la muerte del exfutbolista.

Los ocho serán juzgados bajo una definición legal de “homicidio” en el que se le ve como la negligencia cometida a sabiendas de que puede conducir a la muerte de una persona.

El delito puede acarrear una pena de ocho a 25 años de prisión, según el código penal argentino. Aún no se ha fijado una fecha para el juicio.

Mario Baudry, abogado de uno de los hijos de Maradona, dijo a Reuters que la leyenda del fútbol estaba “en una situación de indefensión” en el momento de su muerte.

“Apenas vi la causa dije que era homicidio. Luché mucho tiempo y aquí estamos, con esta etapa cumplida”, dijo.

El proceso

El proceso judicial fue iniciado por una denuncia presentada por dos de las hijas de Maradona, quienes expresaron su preocupación por el tratamiento de su padre después de la operación cerebral.

En una emotiva conferencia de prensa en noviembre de 2020, el doctor Luque negó que hubiera tenido algo que ver con la muerte y dijo que había hecho todo lo posible para salvar la vida de un amigo.

“¿Quieren saber de qué soy responsable? De haberlo amado, de haberlo cuidado, de haberle alargado la vida, de haberla mejorado hasta el final”, afirmó.

Diego Maradona es considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia.

Fue capitán cuando Argentina ganó la Copa del Mundo de 1986, anotando el famoso gol de la “Mano de Dios” contra Inglaterra en los cuartos de final.

Durante la segunda mitad de su carrera, Maradona luchó contra la adicción a la cocaína y fue suspendido por 15 meses después de dar positivo por la droga en 1991.

La noticia de su muerte sumió al mundo del fútbol -y a su país, Argentina- en un profundo luto, con miles de personas haciendo cola durante horas para velar su ataúd en el palacio presidencial de Buenos Aires.